El Kino de un agricultor no tiene validez

La respuesta de la lotería fue así de contundente “su cartón no tiene ninguna validez”, luego de la polémica que se propicio después de que un agricultor de Los Ángeles tratara de cobrar un millonario premio del Kino, para lo que presentó como comprobante un boleto deteriorado que no contaba con los códigos de seguridad.

En un comunicado la compañía detalló que, el cartón que presentó el Sr. Zapata no contaba con los elementos de seguridad mencionados anteriormente, todos esos códigos estaban extraídos mediante cortes, agujeros y exposiciones a químicos no determinados”.

Detalles del controversial hecho

Desde la lotería también detallaron que como consecuencia de deterioro del cartón y en favor de esclarecer los hechos, la Lotería realizó un peritaje, para comprobar su validez. Para ese trámite se contactaron tres reconocidos peritos judiciales: Gretty Hoffmann, cientista criminalístico y perito documental, Mario Cobarrubias, director del Laboratorio de Criminalística y perito informático, además del doctor Manuel Jorquera en química y perito en esa área.

Todos ellos están en la nomina de peritos de la Ilustre Corte de Apelaciones de Santiago. Sin embargo, el señor Zapata, no estuvo de acuerdo con ese peritaje. De acuerdo con el relato de Javier Zapata, el rechazo al peritaje se debió a que las condiciones no fueron acordadas y que el procedimiento se ejecutaría con expertos contactados unilateralmente por la Lotería. El agricultor, además señaló que esto se trataría de un “montaje”.

En la Lotería señalaron que “el señor Zapata ha indicado que jugó su apuesta seleccionando sus números. No obstante, los números del sorteo ganador Nº 2.049 se jugaron de manera aleatoria, mediante la característica denominada azar, lo que quiere decir que no hubo nombramiento de número”, acción que desmiente la versión dada a los medios.

También detallaron que, con respecto a la frecuencia del juego y a la composición de la apuesta ganadora, la empresa asegura que, esta no fue jugada en la ciudad de Los Ángeles, al menos un año antes del sorteo Nº 2.049.

La compañía también indicó que las exigencias, plazos y maneras para reclamar un premio se encuentran claramente especificadas en la norma 18.586 y su reglamento, teniendo la Lotería que regirse por sus marcos reguladores. Esto contribuye a que los juegos sean más claros e imparciales, debido a que se llevan a cabo las mismas normas para todos los participantes de sus sorteos.